lunes, 25 de mayo de 2009

Adios

¿Quién soy para negar lo que soy, para pedir a "Dios" ?

No tengo mas imagenes, ni ropa, ni colchones, ni dinero, la diversión parece un sonrisa hipócrita en mis días. Y los minutos del reloj en el cyber contando mi tiempo, corren como la muerte en mis venas coagulando mis sueños en la yugular, y estos minutos son los mas cercanos a un hogar.

Como he dicho, cuando huyes siempre hay poco tiempo para la depresión, todo lo absorbe la supervivencia, el pensar en que comeré mañana, en que este cyber es mi más grande y último lujo.

Y mis ojos huyen, mis pertenencias caen como nada y polvo molido, como la muerte anticipada. Y nose cuando mis manos tocaran un teclado de nuevo, como tampoco se cuando sentiran el dolor de tocar la guitarra hasta cansarse cada madrugada.

2 comentarios:

Jorge Sánchez dijo...

¿Por qué estás huyendo? ¿Qué pasó?

Anónimo dijo...

¿Estás bien? ¿Por qué estás huyendo? ¿Qué pasó? ¿Necesitas ayuda?